Derechos Autor bajo licencia Creative Commons

jueves, 16 de julio de 2015

La transformación digital ha muerto

“Le roi est mort, Vive le roi!"

Bienvenido al maravilloso mundo de los “facilitadores” digitales. ¿Y por qué no lo digital me ayuda a evolucionar el liderazgo de mi negocio?, ¿es necesario que yo me transforme o es posible que lo digital me ayude? Y yo me quedo con la segunda versión. 

Transfromación_Digital_2
No soy amigo de los titles dogmáticos y tengo que reconocer que funcionan. Sí, el hashtag #DigitalTransformation sigue "vivito y coleando” y cada vez me encuentro con más profesionales que están cansados de que les obliguen a transformarse digitalmente. A nadie le apetece que le obliguen a cambiar su identidad a la fuerza. ¿Y no es posible una transición amable? Yo sí lo creo.

Llámale evolución natural de tu negocio hacia la incorporación de las posibilidades de liderar un cambio donde la palanca de lo digital es transformacional; O también le puedes llamar “búho” (algún día con tiempo os cuento el chiste). Lo cierto es que invitar a alguien a que se transforme, suena a afirmar que no necesita todo lo anterior. Y nada más lejos de la realidad. Y son necesarias nuevas habilidades.  
En la última semana he leído 2 posts de esos que hay que guardar y prometo citarlos al final de este post. Ambos están relacionados con una nueva tendencia:”¿Cuán avanzado está tu negocio en esto de la transformación digital?”. Y para medirlo, aparecen una serie de ideas, palancas o recomendaciones. En este post quiero rescatar algunas similitudes de ambos papers, que me regalan una sonrisa y que son tremendamente valiosos. 
Ahí van los titulares con los que me quedo. Os dejo a vosotros que transforméis el “share" como una lista, un decálogo y eso que ya apuntan algunos Trend Hunters que los “listicles” están llegando a su fin. No lo creo. Yo le voy a llamar "Decálogo para facilitar el cambio digital” o acaso ”10 ideas para facilitar el cambio digital":
  1. El liderazgo del cambio digital es una cuestión de personas. Y de habilidades.
  2. La estrategia está por encima de la tecnología y la tecnología es necesaria, y, no es suficiente.
  3. No se puede iniciar la digitalización de un negocio sin el impulso adecuado (se trata de un ejercicio top-down).
  4. La gestión del talento digital es la palanca más valiosa en el proceso de adaptación de tu negocio a lo digital.
  5. La natural adaptación de la compañía a medios sociales, analytics, mobile y herramientas en la nube son un catalizador importante.
  6. El conocimiento y manejo de datos en tiempo real es uno de los factores decisivos para ayudarte en la digitalización de tu negocio.
  7. La actitud de aceptación del riesgo o test & learn culture, facilitan en gran medida la adopción digital.
  8. La capacidad de colaborar interna y externamente, incluso con competidores es otro catalizador importante del cambio. 
  9. La curiosidad, la pasión, la ausencia de resistencia al cambio y el intercambio de conocimiento impulsan la estrategia digital.
  10. Adoptar lo digital como palanca de transformación es un camino y no una meta. 

En los últimos 2 años la fuerza de la transformación digital empieza a generar cierta confusión entre los decisiones de las compañías. ¿Y no será que se está confundiendo el fin con los medios?, Y una vez que transforme digitalmente mi negocio, ¿quién se sienta con los analistas y les explica las ventajas de digitalización si los resultados no acompañan?
Post relacionado Digital Isolation @b_crespo

Post Relacionado

¿Y no es posible que algo de lo que yo traiga aprendido sea similarmente valioso en el proceso de transformación digital? 
Ahora imagina por un momento que te dice tu profesor que tienes que empezar a escribir con la mano derecha porque escribir con la izquierda está mal. Y tú te preguntas, ¿no habrá ningún genio que haya escrito grandes novelas u obras de arte siendo zurdo? Los hay y por nombrar a unos pocos: Aristóteles, Julio César, Leonardo Da Vinci, Lewis Carroll, Paul McCartney y hasta Matt Groening (Bart Simpson no era zurdo por casualidad). No me pidas que cambie a la fuerza, igual tengo mucho que ofrecer mientras compartimos el camino.  
"Life is a series of natural and spontaneous changes. Don't resist them - that only creates sorrow. Let reality be reality. Let things flow naturally forward in whatever way they like". Lao Tzu
No me llames a transformarme digitalmente si aún estoy en el camino de "dimensionar" la oportunidad. No me obligues a evolucionar olvidándome de todo lo anterior, yo sé que todo lo anterior es el pilar de mi liderazgo y puede ser la mejor forma de mantener mi liderazgo en el futuro. Existen formas de incorporar lo digital para potenciar el liderazgo actual. Y sobre todo no me exijas cambiar, si aún no has valorado la oportunidad de entender mi negocio. Prefiero que me hagas el camino más fácil y posiblemente al final transformaré digitalmente mi negocio. Ayúdame a mantener mi posición de liderazgo y a "abrazar" lo digital sin brusquedad. Facilítame el cambio. 

Estas son a mi juicio las preguntas que un FACILITADOR DIGITAL te puede ayudar a responder:
  • ¿Cómo la transformación digital puede ayudarme a conseguir mis objetivos?
  • ¿Es posible aprovechar las ventajas de un negocio nativo digital y conservar las bases de mi liderazgo tradicional?
  • ¿Cómo puedo contar con la mayor parte de mi equipo actual para adoptar las posibilidades que ofrece lo digital?
  • ¿Cuáles son las habilidades que necesito incorporar en mi equipo?
  • ¿Cuál es el primer paso para dibujar mi estrategia digital?, ¿y el segundo?, ¿y el tercero?, ¿hay un último paso?
  • ¿Cuáles son los ejes para avanzar en la madurez digital?
  • ¿Cuál es la situación futura deseable en función de los objetivos estratégicos de mi negocio?
  • ¿Es posible digitalizar mis equipos de venta tradicionales?
  • ¿Cuáles son las habilidades de un líder en entornos digitales? 
Todos los que trabajamos en digital hemos pecado de no hacernos entender más de una vez. ¿Puesta en valor personal?, ¿autodefensa?, ¿"postureo"?. No importa y la consecuencia es que esos comportamientos han generado una masa creciente de fervientes enemigos de la transformación digital. Como decía un profesional brillante con el que comí a principios de este mes, “yo llevo transformándome digitalmente toda mi vida, que no me hablen más de transformación digital”. 
Y si volvemos al decálogo de arriba:"Adoptar lo digital como palanca de transformación es un camino y no una meta". 

“Le roi est mort, Vive le roi!”

La transformación digital ha muerto, viva el rol del “facilitador digital”.

Fuentes para la elaboración de este post: What it takes to build your Digital Quotient by McKinsey, june 2015 | Strategy, not Technology, Drives Digital Transformation by MIT Sloan Management & Deloitte, july 2015 | 5 consejos inspiradores para ayudarte en la transformación digital by DIVISADERO, junio 2015.
Quantum Markethink - El blog de Bernardo Crespo, Actualizado en: 1:36 a. m.

lunes, 6 de julio de 2015

... los que saben nadar

Esos son lo que primeros que abandonan el barco. Y no las ratas. 

La otra noche estuve viendo Gravity  y hay una escena que se me quedó grabada en la retina. Matt Kowalski (Geroge Clooney) en un momento de máxima tensión, le dice a Ryan Stome (Sandra Bullock) algo así como "hay que aprender a soltar". Durante mucho tiempo en mi vida, he sentido que lo importante era aferrarse: a costumbres, a un trabajo, a la vida, a la seguridad, a seres queridos, etc. Sin embargo, de las cosas que más que gustaría haber aprendido en todos los años que he pasado como alumno, es precisamente a "aprender a soltar". Quizá sólo lo vea ahora con claridad.
Me han enseñado a retener conocimientos, a memorizar lecciones, a anotar las claves, a redactar conclusiones, a saber utilizar lo importante en el momento preciso (esto no tanto). Es como si lo esencial hubiera que descubrirlo, para guardarlo y utilizarlo más tarde. ¡Cuánta sensación de escasez!, ¡cuánta necesidad de guardar!

El desapego es una lección de las pocas que me quiero quedar ahora. Uno de esos aprendizajes para iniciar cada día. De ahí que proporcione tanto placer, limpiar una mesa de trabajo o un armario y deshacerse de lo viejo. De lo que sobra. Hablo de apego a lo que ya tengo, de apego a lo que guardo por si acaso. Hablo del miedo a perder. Y no es pequeño este miedo. 




Unos años atrás me recomendaron una práctica fantástica. Le llamaban la práctica de la "liviandad". Revisar todo lo viejo y hacer limpieza es un ejercicio perfecto para aprender a soltar. Incluso resulta un placer dar marcha atrás en el tiempo y borrar todos los correos que llevan más de 30 días sin ser leídos -gran lección de Guy Kawasaki aunque él hable de 21 días. 

Creo sinceramente que aquellos que son capaces de vaciar su "mochila" (emocional) y dar un paso adelante, consiguen siempre nadar hasta la orilla. Por eso empezaba este post, hablando de que los primeros que abandonan el barco son los que saben nadar. Aquellos que ya han hecho los deberes, aquellos que saben soltar y su liviandad les ayudar a flotar... Que llegar a la orilla, ya solo es cuestión de saber el rumbo. Y de rumbo y propósito ya hablamos otro día. Cuando haya soltado todo el equipaje, todo lo que me sobra. Empezando por lo que tengo miedo a perder.
Quantum Markethink - El blog de Bernardo Crespo, Actualizado en: 6:35 p. m.